Quienes Somos


Sentimos Pasión Por Lo Que Hacemos


Nuestro propósito es cultivar la cultura del Turismo Ecuestre ya que consideramos que el viajar a caballo es una composición exquisita de naturaleza, paisaje, cultura, historia, gastronomía, compañerismo y algún elemento de aventura. Nuestra visión del mundo ecuestre tiene como base el amor por los caballos, el campo y la naturaleza. La cooperación con el caballo es totalmente necesaria para mantenerlos en su estado más natural por lo que disponemos de alrededor de 120 hectáreas, entre sierras y arroyos, para que puedan estar en manada durante su tiempo libre. Cabalgatas por Córdoba es una empresa pionera en Alta Gracia del turismo ecuestre. Durante 10 años, hemos realizado rutas no solamente en la sierra y los valles de los alrededores, si no que con nuestro ánimo de innovar y potenciar el uso de las Senderos Serranos, hemos ampliado los recorridos hacia San Clemente, Potrero de Garay, Los Espinillos, Golpe de Agua, Cumbrecita, etc. Esta trayectoria innovadora y de calidad como empresa turística, nos ha permitido el reconocimiento de visitantes e instituciones, materializándose en el permanente regreso de muchos de ellos.

“Los caballos no nos llevan, nos acompañan durante nuestros viajes”.

Ofrecemos una gran variedad de recorridos con un esmerado itinerario que prevé los paisajes mas hermosos y aislados del ruido, así como los mejores lugares para descansar o disfrutar de la gastronomía local. A lo largo de estos años, nuestros visitantes han podido disfrutar de vacaciones montando a caballo y recorriendo los caminos y senderos, en perfecto equilibrio con la naturaleza. Nos encontramos en una zona maravillosa, ideal para conocer Córdoba de una forma única e inolvidable. Al paisaje, la gastronomía y los guías expertos, hay que añadir la tranquilidad de llevar los mejores y más resistentes caballos, cuya nobleza, y manejabilidad los hacen idóneos para disfrutar del paisaje. Son caballos dóciles, agradables de monta y muy adaptados al entorno campestre. Esto permite que el jinete tenga la sensación de seguridad, manejabilidad, fortaleza y nobleza del caballo para que su mente está liberada de tensiones y pueda entregarse al disfrute del viaje.


Nuestros caballos, son parte de la familia, ellos constituyen una forma diferente de admirar la naturaleza que nos rodea. Tanto adultos como niños, disfrutarán de rutas guiadas entre paisaje y vegetación que nunca olvidarán. Los trayectos pueden ser cortos o de una jornada entera, siempre acompañados por profesionales que conocen los escenarios más bellos y las rutas más accesibles. Montar a caballo, dentro de una actividad de turismo activo, no exige demasiados conocimientos: tan sólo es necesario hacer caso a los consejos del guía y llevar consigo un equipamiento donde no deberán faltar algunas medidas básicas protectoras, como ropa y calzado cómodo. Si eres un experto como si no has montado nunca, es una experiencia que no debes dejar pasar.

“Siempre he pensado que nada es mejor que viajar a caballo, pues el camino se compone de infinitas llegadas. Se llega a un cruce, a una flor, a un árbol, a la sombra de la nube sobre la arena del camino; se llega al arroyo, al tope de la sierra, a la piedra extraña. Pareciera que el camino va inventando sorpresas para goce del alma del viajero.”

Atahualpa Yupanqui